Consigue un hogar más cálido con estas ideas

Contar con un ambiente cálido y confortable es la mejor opción si nos gusta pasar tiempo en casa y somos de aquellas personas que disfrutamos compartiendo nuestro espacio de paz con los amigos. Por eso, es importante tener en cuenta algunos aspectos en materia de decoración que pueden ayudarnos a tener un hogar que, además ser el techo que nos cobija, se convierta en nuestro particular espacio para desconectarnos del exterior.

Iluminación indirecta para una sensación de tranquilidad: Uno de los factores que en mayor medida determinan la calidez del entorno es la luz. Cada vez está más de moda contar con una iluminación indirecta para que no nos incida directamente. La mejor alternativa es disponer diferentes lámparas de pie y de mesa, de diferentes tamaños y estilos, que nos aportarán la luz suficiente pero de un modo tenue y agradable.

Si aún así, te gustan las lámparas, puedes escoger una más llamativa y vistosa para colocar sobre la mesa de comedor, dejando el resto de los espacios iluminados mediante las otras.

El rey de los materiales, La madera: Nada como la madera, tanto en el suelo como en los muebles, en los tonos clásicos, como el pino, para un ambiente acogedor en tu hogar. Las líneas deben ser sencillas, pero combinando con otros muebles de acabado redondeado. Los formatos más sobrios resultan más modernos, pero también más fríos.

Conseguirás un toque rústico que te trasladará a los ambientes de las casas rurales con encanto que, precisamente, destacan por su ambiente cálido y acogedor.

Flores y fotos familiares: La última de las propuestas que te ofrecemos para conseguir que tu hogar transmita serenidad y calidez es la que tiene que ver con los elementos decorativos.  Los cuadros con flores secas o paisajes naturales también serán un punto clave para que el ambiente transmita calidez. Y completar los espacios con cestas de mimbre y portafotos de diferentes tamaños con instantáneas de nuestros seres queridos dará un toque de personalidad. Los puedes reservar para colocar todos juntos sobre una pequeña mesa o colocarlos en una pared.