Decorar la sala con un estilo oriental

sala-oriental1

La pulcritud y el orden siempre serán consideradas virtudes deseables. Dentro de la decoración de interiores encontramos estas características en el estilo oriental, en el cual cabe la sobriedad japonesa. El estilo japonés es simple y sencillo, de escasos muebles de sala, y estos están casi siempre son muebles de madera. La madera de los muebles debe estar lo menos tratada posible, no pintarlos sino barnizarlos, la cultura japonesa también se  caracteriza por estar en contacto con los elementos naturales. Lo más conveniente para este estilo son las ventanas amplias, pues la iluminación es natural, para resaltar este detalle también te puedes apoyar en delgadas cortinas de transparencias blancas o beige. Los japoneses pocas veces utilizan sillas en su sale porque se sientan sobre sus rodillas en el suelo de madera, nosotros podemos usar cojines si no queremos prescindir de esta suave comodidad. Las mesas son siempre de escasa altura, como si fueran mesitas para café. Las lámparas, por el contrario, deben ser altas y con pantallas grandes, esféricas o cuadradas echas de papel.

Para las paredes lo más adecuado a esta tranquilidad perseguida en lo oriental, es utilizar una paleta de colores claros que favorezcan la iluminación del espacio, recomiendo una gama de colores beige y/o de madera. Es importante sentir cercana a la naturaleza, para ello tener plantas en el interior es lo que nos permitirá esto, sobre todo cuando habitamos departamentos en pisos altos. El bambú por supuesto es una de las plantas más características del Oriente, pero plantas de nuestra región cumplirán también este objetivo.

A pesar de que para la pintura los colores claros son recomendados, el color rojo es también un elemento importante, sobre todo si pensamos en la cultura del Japón, pero utilizado de manera discreta, escasa, pero presente de manera visible. Te recomendaría utilizarlo en los cojines, o en una mesa.

Los caracteres japoneses son ya en sí elementos muy estéticos, los llamados ideogramas representan en pocos trazos aspectos complejos, como el hogar, o la casa, la humanidad, el matrimonio. Si pudiéramos decorar las paredes con estos caracteres, aun siendo utilizados de manera discreta, por ejemplo en las pantallas de las lámparas, sin duda te ayudarán a conseguir ese toque oriental que persigues.

Con estos detalles puedes aspirar al austero estilo oriental, no olvidar que lo que se busca es un estilo minimalista y acogedor, habitar el espacio y no que el espacio te habite a ti. El exceso de muebles no sólo nos resta volumen, sino también nos aprisiona a ello, nos aprisiona a su mantenimiento, su limpieza y su cuidado en general, todo esto nos resta o bien tiempo o bien dinero, derivando en menor libertad para lo importante; pasar tiempo con la familia, descansar, esparcirse, meditar, recibir la luz a través de nuestras ventanas para que entre nuestras vidas.

A pesar de que en el Oriente también podemos encontrar la punta de la tecnología es interesante observar como son culturas que están más en contacto sus ancestros que otros pueblos. Venerar el pasado utilizando la más alta tecnología es también un importante aspecto de la cultura japonesa. No perdamos de vista el objetivo es la armonía de lo nuevo con lo ancestral.

Boton Decoré magazine

Be first to comment