La distribución perfecta de los muebles en la recámara

Trae para ti las pautas básicas que debes tomar en cuenta a la hora de distribuir los muebles de tu recámara.

 El primer elemento es el de las ventanas, cuántas ventanas tienes y de qué tamaño, cómo las vas a orientar respecto a tu cama, o si tienes un escritorio en tu dormitorio es buena idea colocarlo cerca de una fuente de luz. Ten en cuenta que hay muebles que no funcionan en una recámara. Evalúa que quizás no necesites tantos muebles, un par de sillas, suelen ser suficientes porque usualmente contamos con la cama para sentarnos mientras estamos en el cuarto. Así que evita sobrecargar tu ambiente, que en tu cuarto vivas tú, no tus muebles.

 Si logras una distancia de 80 centímetros entre una pared y tu cama, puedes colocar sin problema, una cómoda o una cajonera.

 En toda recámara contemporánea no puede falta un centro de entretenimiento, por obvias razones el lugar más apropiado para ubicarlo frente a la cama, a menos que tengas el privilegio de poseer una gran habitación en donde puedes colocar un puf o sillón.

 Rehuye de las piezas que no se utilicen, mesitas innecesarias, o hasta la cabecera de tu cama, si tu habitación es pequeña hasta es de mal gusto por más que impráctico y sobrado.

 Como habrás notado la cama es el elemento central de la distribución, el dormitorio está pensado para dormitar. Evita colocar tu cama frente a la puerta de entrada, procura acercarte a una ventana, o acercarla a una pared, pero si tu habitación es pequeña evita lo más que puedes colocarla al centro, te restará mucha movilidad.

 Siguiendo una jerarquía de tamaño al momento de ubicar los muebles de la recámara, es el armario. Aplicando criterio de practicidad te puedo recomendar que solamente si tu espacio te permite 60 centímetros de separación entre el clóset y la cama pienses en un mueble con puertas grandes, de lo contrario busca puertas corredizas, así permites el flujo por tu propio espacio.

 Si lo que pretendes es dar luz y amplitud a tu habitación, lo que tienes que hacer lo siguiente; utiliza  colores muy claros, sinceramente a mí no me gusta, pero el blanco es el mejor color para dar amplitud, si compartes mi opinión opta por colores pastel, azul celeste, pero deja que una pared se exprese en un color gris texturizado, te sorprenderás de la actitud que esto conlleva. Los colores claros son la mejor manera de hacer que la habitación luzca más grande, y un espejo de amplias dimensiones.

Evita a toda costa el desorden, olvídate de objetos grandes que opaquen la vista y te roben espacio. Organiza tus accesorios por colores.

 Para aquellos afortunados que cuentan con el suficiente espacio para un cómo asiento, recomiendo un rincón de lectura con una lámpara de pedestal alto. Utiliza una cómoda mecedero si buscas un toque rústico, o un sofá reclinable, si lo que quieres es un efecto más contemporáneo.

 

Boton Decoré magazine

Be first to comment