Los tipos de pintura para decorar la casa

Si lo que buscas es darle un aspecto completamente distinto a tu hogar, la pintura es un de los elementos que sin más, te ayudará a darle otra cara a tu espacio. Incluso si lo único que haces es volver a darle otra capa de pintura del mismo color, esto renueva muy significativamente y da otra actitud. Si ya elegiste el color y el acabado es vital tener en cuenta el tipo de pintura que vas a elegir.

Recuerda que hay: pintura plástica; la cual es la más popular para pintar casas. Está compuesta de látex y es solvente en agua, esta propiedad hace que sea fácilmente lavable. Tiene además la ventaja de ser económica y de secado veloz. Su punto débil es que no es tan perdurable.

La pintura sintética, en cambio, es más aguantadora que la anterior, pero tarda más en secar y no se limpia tan fácil. Si no eres un profesional, es mejor no optar por esta opción, tener en cuenta también que este tipo de pintura se recomiendo para ambientes húmedos y que soportan elementos más rudos que el resto de la casa, como la cocina o el baño.

La pintura acústica sirve para aislar el ruido, se puede utilizar en la sala. Recomendada para lugares muy expuestos a contaminación sonora o para estudios de grabación, o quizás quieres ensayar tu instrumento con más privacidad sin molestar a los demás. Por supuesto no es el único elemento, se puede aderezar con baldosas que también apoyen a aislar el sonido.

La pintura base se utiliza sobre paredes castigadas o dañadas, es necesario emplear este tipo de pintura para alisar la superficie y conseguir un mejor resultado una vez aplicado el tipo de pintura de nuestra elección.

Los esmaltes al agua, son un tipo de pintura recomendada para exterior, dura mucho y es fácil de limpiar.

La pintura antigoteo es más densa que las anteriormente mencionadas, por ello, como su nombre indica, no gotea tanto como las otras, parece una plasta, elemento que la vuelve la pintura ideal para darle acabado al techo.

Con esta información en mente ahora sí puedes lanzarte a comenzar la tarea de renovación. No olvides que aunque te llegas a acostumbrar al aspecto de tu espacio, es muy importante que respetes el conjunto de tu hogar, en cuanto a tonos se refiere. Podemos hasta transformar el tamaño del espacio eligiendo bien el color, un color suave y parejo ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo.

Utiliza un color para cada zona de la casa, no todos los espacios demandan las mismas tonalidades. En el baño te recomiendo usar azules, verdes o colores turquesa, son muy relajantes así que también puedes trasladar estos tonos a la sala. O también en el baño no temas elegir amarillos o rosas.

El color de la habitación principal lo recomiendo en un tono frío como verde pálido, o el color añil, esto favorece el descanso pues no produce ruido visual y es más fácil conciliar el sueño tras un largo día, así como los más que clásicos colores pastel.

Boton Decoré magazine

 

 

Be first to comment