Elegir los muebles perfectos para el exterior

Para habitar nuestro jardín y disfrutarlo plenamente hacen falta muebles que nos proporcionen confort. Cada jardín es diferente en cuanto a tamaño, composición y orientación. Esto hace que tengan necesidades diferentes, al igual que sus propietarios, y que haya que conjugar ambas para sacar el máximo partido al espacio, por pequeño que sea. Para escoger el mueble que mejor satisfaga nuestras necesidades debemos pensar qué uso vamos a dar al jardín: lúdico, para reuniones familiares o con amigos, para tomar el sol o meramente decorativo.

Si tienes un taburete viejo que te estorbe en casa, puede darte muy buen servicio en el jardín para salir a leer cómodamente o tomar una limonada. Tapízala de un color vivo o un estampado floral. Colócala en el porche y cuida de que no se moje porque el relleno tardará en secar y podría aparecer moho.

Mecerse en un banco colgante mientras te imaginas en una pequeña barca es muy relajante. Los hay de diferentes modelos y materiales. Los más evocadores son como el de la foto: de madera y cordeles. Lo puedes fabricar tú mismo serrando las patas a un banco viejo de madera y colgándolo de los extremos con cuerdas o con cadenas. Para que sea más cómodo ponle cojines bien mullidos. También los venden listos para colocar sin necesidad de un lugar del que colgarlo porque incluyen su propia estructura.

El mueble más clásico y romántico a la vez es el banco de madera. Es un mueble para colocar a la sombra porque el sol directo deteriora rápidamente la madera. Este banco invita a las conversaciones apacibles en una tarde de primavera, tomados de la mano. Una variante es el banco de forja y madera, igualmente bonito y elegante, pero más resistente a la humedad del suelo y al sol.

Si tu jardín es lo suficientemente grande para albergar un cenador no dudes y coloca uno, es una gran inversión. Las comidas y cenas en familia se disfrutan el doble al aire libre y el cenador te proporciona una amplia zona de sombra. Si te molestan las moscas puedes colgar tules o mosquiteras. Piensa bien su ubicación antes de colocarlo porque cada jardín es diferente y la clave está en dar con el sitio idóneo.

Si tienes una familia numerosa o te gusta invitar a varios amigos a comer barbacoas en tu jardín, un banco merendero te será muy útil. Están preparados para resistir el sol y la humedad. Son fáciles de limpiar y ocupan menos espacio que una mesa del mismo tamaño con sus correspondientes sillas. El único inconveniente es que es voluminoso y no está preparado para ser recogido cuando acaba la temporada estival.

Existen pufs de exterior que están fabricados con telas muy resistentes al sol y a las manchas. Los pufs y los colchonetas son ideales para colocar junto a la piscina. Por desgracia es una opción más estética que cómoda pues en realidad cuando se mojan tardan bastante en secar. Además no son cómodos para tomar el sol pues te hacen sudar demasiado. Con estos elementos, ten en cuenta lo que quieres para tu escenario exterior y por aquí puedes comenzar.

Muebles de exterior

Muebles para el exterior decore

Boton Decoré magazine

Be first to comment